El blog de Carmen Martín -Abogados-

Trabajo como Abogado, asesoro principalmente, a víctimas de maltrato y personas mayores de 65 años

El blog de Carmen Martín -Abogados- - Trabajo como Abogado, asesoro principalmente, a víctimas de maltrato y personas mayores  de 65 años

¿Cómo es un hombre igualitario?

¿Cómo es un hombre igualitario?

Esta tarde me han hecho esta pregunta y, me he quedado pensando la respuesta. En mi cabeza no existía un hombre igualitario, era como imaginar el mojado en seco, o la sal sosa.

Difícilmente puedo crear, materializar, encontrar un hombre igualitario, si antes, no me lo he imaginado.  Me estoy refiriendo a un hombre igualitario a una mujer. A una pareja igualitaria.

Esta tarde la tormenta de agua que caía en la calle, se estaba apoderando de mi mente.  Yo, traía demasiados perjuicios a la conferencia impartida por Erick Pescador Albiach y Alberto Moreno Camacho.  En nada ayudó que empezara con 30 minutos de retraso, porque el tiempo de una mujer, es igual de valioso que el de un hombre.

He escuchado hablar a maltratadores sobre la igualdad. Con sus argumentos, con  público, impecables.   Condenando la violencia contra la mujer cuando aparecían en la televisión imágenes de mujeres golpeadas o asesinadas por sus maridos. Promoviendo la baja por paternidad para el cuidado de hijos. Incentivando el trabajo de la mujer fuera de casa. Defendiendo el aborto libre.

Esos mismos maltratadores, dentro de casa maltrataban psicológicamente a la mujer (claro que, eso no es tan grave como el asesinato, me imagino que pensarían). Disfrutando del partido de fútbol, cervecita en mano, mientras su mujer recién parida cambia pañales (claro, él también tiene derecho a disfrutar de sus días libres por paternidad, supongo que dirían). Qué trabaje la mujer, así puedo comprarme, con nuestro dinero, ese coche que me gusta, que por supuesto, no se lo voy a dejar, porque conduzco mucho mejor que ella. Cómo no va  a defender el aborto libre, si él odia usar condón, si ella quiere abortar, que aborte, es su problema.

En fin, he oído tantos discursos de hombres sobre la igualdad, que, desconfío.  Me ha costado imaginar al hombre igualitario. La mujer se ha incorporado a la igualdad, por necesidad. ¿Por qué se quiere incorporar el hombre? Estarían perdiendo derechos, ¿qué ganan?  Mi mente mal pensada echaba humo. ¿No será otra forma de dominación? Se han dado cuenta que las mujeres nos organizamos muy bien, nos ayudamos unas a otras, asistimos a cursos de autoestima, empoderamiento, de terapias energéticas, nuestra esperanza de vida es mayor, cuidamos de las personas, de los detalles, somos más felices. Nos quieren copiar. Hay un grupo de hombres más listos que el resto, que se han dado cuenta de lo bien que funcionamos, por eso nos quieren copiar.

Con estos pensamientos enredando en mi cabeza, he oído hablar a Erick Pescador y a Alberto Moreno. Reconozco que me han desarmado al preguntarme, ¿cómo es un hombre igualitario?

Ni idea, sé cómo me gustaría que fuera un hombre igualitario, pero ahora mismo, no le pongo cara. Esta pareja de hombres han intentado explicar a los presentes en la conferencia, hombres (en minoría) y mujeres, las ventajas de ser un hombre igualitario.  A mí, me han convencido. Es decir, mi mente malpensada, ha empezado a abrirse, a vislumbrar esperanza.

¿Por qué deben cambiar los hombres y ser igualitarios? Han dado muchas razones, la más peculiar: por estadísticas, son el 49% de la población, el otro 51% ya está concienciado. Para aumentar su esperanza de vida. Los machistas hacen las cosas “por huevos”, yo bebo más que tú, “por huevos”.  Los machistas, se arriesgan más y, mueren “por huevos”.  Buen argumento.

Si los hombres cambian para sostener el sistema igualitario, se normalizaría la paz como sistema de integración, no habría lucha de sexos, habría paz. Se trabajaría desde la ética del cuidado, nos cuidaríamos a nosotros mismos y cuidaríamos al otro. Disfrutaríamos de una mayor sexualidad, nos haríamos responsables de la paternidad y la maternidad.  Y, nos miraríamos a los ojos.  La verdad, con estos argumentos, se han comprometido, por lo menos a intentarlo, les concedo el beneficio de la duda a estos chicos.

Creo que se merecían un artículo. Han reconocido que habrá hombres a los que sea imposible rescatar para la igualdad, pero que ellos están practicando esa igualdad, están en camino de conseguirla. No se acaba lo que no se empieza y, Erick y Alberto, han empezado.  Gracias por empezar a caminar, gracias por explicar a otros hombres cómo sería un sistema igualitario y, gracias porque habéis conseguido que yo pueda imaginarme a ese hombre igualitario y, de imaginármelo a crearlo, hay un paso.

Un abrazo.

 

Categoría: Igualdad