El blog de Carmen Martín -Abogados-

Trabajo como Abogado, asesoro principalmente, a víctimas de maltrato y personas mayores de 65 años

El blog de Carmen Martín -Abogados- - Trabajo como Abogado, asesoro principalmente, a víctimas de maltrato y personas mayores  de 65 años

Conectemos con nuestra potencia.

conectar-con-la-potencia-cmartinabogados

El primer dato de sabiduría es saber quién es el que sabe, por eso cuando mi amiga Raquel me envió este artículo, supe que, Álex Rovira, era el sabio.  Os dejo sus palabras.

“Habitualmente la violencia —ya sea individual o traducida en una guerra, en un conflicto— es una expresión de la impotencia. Es el último recurso que le queda a una persona para defenderse cuando se siente impotente. Y es importante ser conscientes porque a menudo también la omnipotencia es el resultado de una impotencia: es un mecanismo de defensa que hace que la persona que tiene falta de autoestima se muestre vanidosa, arrogante, displicente, matón, precisamente para compensar su baja autoestima.

¿Qué es la potencia, pues? La potencia es lo que somos, lo que somos en esencia y que podemos actualizar si vivimos, si hacemos, si vamos llenando de contenidos nuestra experiencia vital, si vamos avanzando en la creación de nuestro yo-experiencia.

La impotencia, en cambio, a menudo se sostiene en falsas creencias; sí existe una impotencia real, sí que hay cosas que no podemos cambiar por mucho que lo queramos, pero a menudo la impotencia nace de una falsa idea —aquel que se siente superior proyecta en los demás un desprecio que les hace ser inconscientemente impotentes—.

Y lo mejor que podemos hacer para no caer en esa falsa impotencia es conectar con nuestra potencia y actualizarla, es decir, ver de qué somos capaces a medida que nos arriesgamos y que vamos probando nuevas alternativas, en cualquier dimensión , la profesional, la personal… Esto nos permitirá ir actualizando nuestra potencia y abandonar estos dos elementos que tienen que ver con el yo-idea, la impotencia, y con el yo-ideal, la omnipotencia: “Como ahora no soy capaz, en el futuro seré capaz”.
La omnipotencia va muy ligada a la soberbia, la arrogancia, la displicencia y la vanidad. Si nos fijamos y analizamos a las personas soberbias que conocemos, acabaremos pensando cosas como: “Quizá no tuvo el cariño suficiente cuando era pequeño”. La omnipotencia es propia de la gente que necesita sentirse reconocida permanentemente, hacerse notar, saberse bueno, demostrar que lo es… Y aunque parezca paradójico, detrás de esta vanidad a menudo lo que hay es una profunda falta de amor por uno mismo.

Además, existe una relación directa entre el victimismo y el sentirse impotente, y entre la omnipotencia y sentirse salvador. Es el llamado Triángulo de Karpman. Karpman, psicólogo, decía a menudo que los juegos psicológicos, los conflictos emocionales que, de manera inconsciente, vivimos las personas se constituyen a partir de tres posiciones que podemos tomar y que normalmente aprendemos en la infancia: la posición de víctima, la de salvador o la de perseguidor. Y a partir de aquí comienza el juego, y hay gente que empieza siendo víctima y acaba siendo perseguidora, o a la inversa. Son juegos de impotencia.

Solo si somos capaces de conectar con nuestra potencia y, por tanto, con nuestra capacidad de hablar para expresar nuestras emociones, para resolver nuestros conflictos, para pensar qué es lo que no funciona y buscar la manera de arreglar esto, dejaremos de jugar, dejaremos de ser víctimas, perseguidores o salvadores, y tendremos permiso para aprender, crecer y amar, para disfrutar de este proceso y para crear conscientemente una vida mejor para nuestro entorno.”

Álex Rovira

ATRÉVETE A PENSAR.

 

atrévete a pensar cmartinabogados

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

“Atrévete a pensar”, “Sapere aude”  en latín, que decía Horacio.

Si te atreves a pensar, te atreverás a vivir.  Sólo el que se atreve a vivir, puede llegar a vivir libre.

Atrévete a pensar.  En tu cabeza sólo estas tu, nadie puede manejar tus pensamientos, si tú no quieres.

El maltratador es un controlador, un manipulador pero tú tienes super poderes: en tu cabeza sólo estas tu.  Puedes imaginarte la vida que quieres, no la que tienes.  Es el primer paso para cambiar: imaginar lo que deseas.  Desde el momento en que lo creas, estarás creando.

Hoy me he levantado con ganas de cambiar el mundo, todo es posible.   Yo no pido milagros, se que nadie regala nada, que todo es complicado, que la injusticia es parte del entorno donde nos movemos.  ¿Qué puedo hacer?

Levantar la voz.  Tengo el don de hablar, de expresarme, de poder sacar lo que siento, lo que pienso.

Un maltratador aísla a su víctima, no deja que tenga amig@s, impide que vea a su familia, controla sus llamadas de teléfono, las visitas, pero no puede controlarlo todo.  En tu cabeza sólo estas tu.  Y encontrarás el momento de poder levantar la voz, de expresarte cuando él no esté, de pedir ayuda a un familiar, a una amiga, a la primera persona que te escuche…

Porque eres valiosa, tienes super poderes: sabes pensar.  Atrévete.

Un abrazo a tod@s.

Carmen Martín.

Un maltratador, no puede ser un buen padre.

matratador-blog-de-carmen-martín-abogados

 
 
 
 Hay noticias que nunca deberían ser escuchadas, porque hay hechos que nunca deberían suceder.
 
Ví una frase pintada en un muro que desde entonces, no puedo dejar de pensar en ella cuando oigo cosas como éstas: Un hombre condenado por maltrato, mata a su hija y se suicida.   Tod@s nos preguntamos ¿por qué? ¿por qué suceden estas cosas?. 
 
Un maltratador, no puede ser un buen padre.  Desengañémonos.  Es padre por un hecho biológico, pero ¿”buen padre”?.  Un buen padre debe transmitir su amor a los hijos, darlos unos valores morales, protegerlos, cuidarlos, educarlos…   Cómo un padre maltratador va a poder enseñar a unos hijos lo que es la empatía, el amor al otro. Podrá enseñarles una definición del diccionario pero no podrá predicar con el ejemplo.
 
Entonces me viene a la cabeza aquella pared, donde se leía con letras bien grandes: “EL MUNDO VA MAL PORQUE USAMOS A LAS PERSONAS Y AMAMOS A LAS COSAS.”
 
El enlace con la noticia es: El Pais